El Poder Terapéutico del Sonido

Compártelo en Facebook :)

Entrevista a Fabien Maman

El diccionario Websters cita al músico, compositor, acupuntor e investigador Fabien Maman como el padre fundador de la terapia vibratoria con sonido. Documentó por primera vez, bajo un microscopio, los impactos del sonido acústico en las células humanas, lo que abrió un nuevo campo de posibilidades. Treinta años de investigación, durante los cuales ha elaborado contrastados protocolos terapéuticos, avalan su trayectoria.

—¿Cómo descubrió Ud. el poder sanador del sonido?

—Estando de gira por Japón con mi quinteto en 1974 ocurrieron dos cosas significativas: por una parte, al llegar recibimos una breve sesión de acupuntura que nos puso en forma para el primer concierto. Esto me motivó a aprender acupuntura, lo cual me sumergió en el fascinante mundo de la Medicina Tradicional China. Lo segundo fue constatar la ausencia total de expresividad del público japonés durante los conciertos. Me pregunté si la audiencia estaba respondiendo a la música, dentro de sus cuerpos, del mismo modo en que lo hacía el público de México, Nueva York o París, aunque por una razón cultural no lo manifestara. En 1981 busqué, en París, a una bióloga, Hélène Grimal, del Centro Nacional de Investigaciones Científicas, quien también era músico. Le conté mi proyecto de poner células humanas bajo un microscopio y fotografiarlas cuando estuvieran respondiendo a la influencia de un sonido (producido por distintos instrumentos: guitarra, flauta, xilófono, doble bajo, voz…), con el fin de averiguar si estaban ‘aplaudiendo’ o no.

Imagen: Glóbulos sanos bajo la influencia del xilófono. Cada sonido duró 13 minutos. En la primera fila, de izquierda a derecha, fueron percutidas las notas Do, Do# y Re; en la segunda fila, de izquierda a derecha, las notas Re#, Mi y Fa. Por cada nota, una forma y un color específicos aparecieron directamente relacionados con la cualidad y la frecuencia del sonido. ©Fabien Maman, 1981

.

—¿Puede resumir las experiencias que llevó a cabo con las células en el laboratorio?

—Tomé fotografías de glóbulos sanos (hemoglobina) y células cancerosas, mientras producía sonidos con mi voz o con instrumentos musicales acústicos (es decir, no eléctricos, no sintéticos). Utilicé electrografía (mi cámara Kirlian) para registrar los cambios en los campos electromagnéticos (el aura) y una cámara encima del microscopio para fotografiar la estructura interna del núcleo de las células individuales. Las células estaban en un medio in vitro. Los sonidos eran producidos desde una distancia de 30 centímetros de las células a una amplitud de 25 decibelios. El volumen no era más alto que el de una madre cantando una canción de cuna a su bebé.

.

“Descubrí que el sonido acústico tiene el poder de cambiar la forma y el color de las células sanas, de acuerdo con la nota y el timbre del instrumento que se toca. También tiene el poder de hacer estallar células enfermas, en cuestión de pocos minutos. Asimismo descubrí que cuando una persona canta a sus células la nota La (afinada a 440 hz) el campo energético de dichas células se vuelve rosa. Siempre. De todo ello extraje la conclusión de que poseemos consciencia en el nivel celular”.

“Mi descubrimiento más profundo fue que cada persona tiene una nota fundamental. Cuando las células de la persona responden a esta nota el campo de energía (el aura) de dichas células adquiere la forma de un mandala de colores vibrantes, tales como el magenta y el turquesa.

—¿Qué es la nota fundamental de una persona?

—Esencialmente hay un momento en el que se puede oír, en una nota entonada por la voz de la persona, como un aura de sonido que crea un armónico grave y agudo en resonancia con la voz. Es tan pleno y completo que sabes que es su nota fundamental. Si eres clarividente, puedes ver como el aura se ilumina. Pero yo soy clariaudiente, de modo que lo oigo.

—Volviendo a los experimentos, me sorprende su mención de que las células cancerosas estallaron en cuestión de minutos. ¿Cómo pudieron tener lugar estos efectos?

—Vistas bajo la cámara Kirlian, esas células no tenían aura, y parecían incapaces de respirar. Únicamente pudieron resistir la fuerza del sonido como una pared de ladrillo, agrietándose y estallando cuando la acumulación de sonidos se volvió demasiado para ser absorbida.

“Los resultados más drásticos ocurrieron cuando toqué la escala cromática en ascenso. Cerca del final de la escala, generalmente alrededor del séptimo intervalo, estallaban. La acumulación de sonido creó una disonancia intolerable en su interior; su estructura se volvió cada vez menos estable, y finalmente estalló debido a la desorganización de la proteína.

“Si era la voz humana la que cantaba la escala cromática, las células estallaban de un modo más rápido y predecible. Llegué a la conclusión de que esto ocurría porque la voz humana tiene una cualidad adicional no encontrada en ningún instrumento musical: consciencia.

Interesante documento de siete páginas en el que Fabien Maman habla acerca del poder terapéutico del sonido en conjunción con el color y el movimiento. ARTÍCULO ORIGINAL DE LA REVISTA ATHANOR.

Puedes leer este contenido íntegro en el número 95 de la Revista Athanor (septiembre – octubre 2012).

.


Leave a Reply